Que es la Diarrea o Descomposición de Barriga?

La diarrea se define como un aumento en la frecuencia a la hora de defecar, que puede ser de 3 veces o mas en 24 horas y una disminución en la consistencia de la secreción fecal en comparación con el patrón intestinal normal de una persona, pudiendo ser de poco consistente hasta llegar a ser acuosa.

Pero esta definición no es aplicable a los recién nacidos. Pueden defecar hasta 10 veces al día y es normal. También hay una excepción para los que se alimentan exclusivamente con leche materna.

La frecuencia y la consistencia son variables según el tipo de persona, por ejemplo:

  • Algunas personas defecan hasta tres veces al día, mientras que otras defecan sólo dos o tres veces por semana. La mayoría de los casos de diarrea aguda son causados por infecciones causadas por virus, bacterias o protozoos y son generalmente autolimitados.
  • La diarrea es un desequilibrio en la absorción y secreción de agua y electrolitos. La diarrea puede estar asociada con una enfermedad específica en el tracto gastrointestinal o con una enfermedad fuera del tracto gastrointestinal .

Por lo general, los episodios de diarrea aguda desaparecen dentro de las 72 horas de su aparición, mientras que la diarrea crónica implica ataques frecuentes durante períodos de tiempo prolongados.

Clasificación de la Diarrea Según el Tiempo de Duración

Depende de cuanto dure, la diarrea se diferencia en dos tipos:

1. Diarrea aguda que es la diarrea que tiene un inicio repentino y persiste por varias horas hasta 14 días (en bebés y niños), o 21 días (para adultos). La causa principal es la infección. Otras causas son las toxinas, los medicamentos, la quimioterapia y cualquier otra afección.

2. Diarrea crónica, dura más de 3 semanas ( en adultos) o más de 2 semanas (en bebés y niños). Su causa varía. Puede ser causada por una infección, por ejemplo, por diarrea aguda que no se trata bien, problemas digestivos (malabsorción) e intolerancia a la lactosa.

La Causa y el Mecanismo de la Diarrea

La diarrea no es una enfermedad que entra por sí sola. Por lo general, hay un desencadenante antes de que suceda. La exposición al agua no purificada puede resultar en una infección. La ingestión de alimentos mal almacenados o preparados puede causar intoxicación alimentaria.

En general, las siguientes son algunas de las causas de la diarrea:

1. Infección por bacterias, virus o parásitos.

2. Otras infecciones por bacterias o virus que acompañan a otras enfermedades como: sarampión, infección de oído, infección de faringe, malaria, etc.

3. Alergia a ciertos medicamentos o alimentos.

4. Edulcorantes artificiales.

5.Enfermedad intestinal inflamatoria.

6.Malabsorción.

7.Tumor hormonal.

8.Drogas.

9.Trastornos de la motilidad.

Basado en meta-análisis alrededor del mundo, cada niño experimenta diarrea por lo menos una vez al año. De cada cinco niños que vienen con síntomas de diarrea, uno de ellos es causado por el rotavirus. Y una de cada sesenta personas que son atendidas en el hospital también es causada por el rotavirus.

Los gérmenes que causan diarrea molestan el proceso de absorción de alimentos en el intestino delgado. Luego, el alimento no se digiere y se traslada inmediatamente al intestino grueso.

Si hay alimentos que no son digeridos y no están permeados en el intestino grueso, el intestino extraerá el agua de la pared intestinal. Además, en esta situación el proceso de tránsito en el colon se vuelve tan breve que el agua no es absorbida por el intestino grueso. Esta es la razón por la cual la consistencia de las heces es más flácida o incluso acuosa.

De hecho, el intestino grueso no sólo libera el agua de forma redundante, sino también los electrolitos. Esta pérdida de agua y electrolitos causará deshidratación posteriormente. La deshidratación puede poner en peligro la vida del paciente con diarrea.

Además, debido al rotavirus, la diarrea también puede ocurrir como efecto de la desnutrición, reacción alérgica, intolerancia a la lactosa, etc. Muchos bebés tienen intolerancia a la lactosa porque sus cuerpos no tienen o sólo tienen una pequeña parte de la enzima lactasa en funcionamiento. Esta enzima digiere la lactosa, el principal azúcar simple de la leche de vaca.

Es diferente con los bebés que son amamantados. Los bebés no experimentarán intolerancia a la lactosa porque la leche materna tiene su propia lactasa. Además, la higiene de la leche materna está bien garantizada porque se puede dar directamente, sin necesidad de vasos o biberones.

Los padres juegan un papel importante en la determinación de la causa de la diarrea infantil. El bebé que es amamantado exclusivamente por lo general rara vez tiene diarrea porque no hay contaminación del exterior. Sin embargo, la leche formulada y los alimentos para bebés pueden estar contaminados por bacterias y virus.

La diarrea también puede ser un efecto secundario de medicamentos o aditivos, como por ejemplo:

  • Laxantes
  • Antiácidos que contienen magnesio
  • Anti-neoplásticos/Anticáncer
  • Antibióticos
  • Antihipertensivo
  • Colinérgico
  • Agentes cardíacos
  • Edulcorantes artificiales (como el sorbitol y el manitol)

Síntomas de la diarrea

Los síntomas de la diarrea son las heces acuosas con una frecuencia de 4 veces más de lo frecuente o más en un día, a veces acompañado de vómitos, escalofrios, fatiga, fiebre, heces sanguinolentas y mucosas.

Sentir náuseas y vómitos puede preceder a la diarrea causada por una infección viral. El síntoma típico de la diarrea viral son las heces acuosas y espumosas, la ausencia de sangre o moco y los olores ácidos. Si las heces son sanguinolentas, pueden ser causadas por bacterias o parásitos. Otros síntomas que pueden ser experimentados son dolor de estómago y espasmos estomacales, fiebre, dolor en los huesos o músculos, y dolor de cabeza.

La diarrea puede llevar a la pérdida de agua y electrolitos (por ejemplo, sodio y potasio). En el caso de los más pequeños, los bebés se irritan con facilidad. La deshidratación leve se manifiesta por la sequedad de los labios y la piel. Orina menos de lo normal. Si la deshidratación es severa, el bebé llora sin lágrimas o incluso no puede llorar más. Cuando es severa también puede causar arritmia (problemas de ritmo cardíaco) y llevar a shock y muerte.

Tratamiento cuando Tenemos Descomposición de Barriga

Hacer dieta es la primera prioridad para el tratamiento de la diarrea como lo recomiendan la mayoría de los profesionales de la salud..
El paciente debe dejar de tomar alimentos sólidos durante 24 horas y evitar los productos lácteos.
Cuando las náuseas y los vómitos son leves, se administra una dieta digerible y baja en residuos durante 24 horas.

Se usan varios medicamentos para tratar la diarrea. Estos medicamentos se agrupan en varias categorías:

  • Agentes de motilidad
  • Adsorbentes
  • Antibióticos
  • Enzimas
  • Microflora intestinal

Según especialistas de la salud, estos medicamentos no son curativos, sino paliativos:

La Loperamida se recomienda a menudo para el tratamiento de la diarrea aguda y crónica. Diarrea que dura 48 horas después de iniciarse-
La loperamida merece atención médica.
Los adsorbentes (como la pectina de caolín) se utilizan para el alivio sintomático.
El subsalicilato de bismuto se utiliza a menudo para el tratamiento y la prevención de la diarrea (diarrea del viajero) y tiene efectos antisecretosos, antiinflamatorios y antibacterianos.

La preparación de Lactobacillus está destinada a reemplazar la flora microbiana del colon. Esto supuestamente restaura las funciones intestinales y suprime el crecimiento de microorganismos patógenos.
Los fármacos anticolinérgicos como la atropina bloquean el tono vagal y prolongan el tiempo de tránsito intestinal.

Diferencia entre Diarrea Humana y en Animales

Lo que no es tóxico para los humanos puede ser fatal para los animales. Las toxinas que se encuentran a menudo en los alimentos humanos pueden causar diarrea particularmente en animales domésticos como perros.

Algunos ejemplos son la teobromina que se encuentra en los chocolates y el tiosulfato presente en el ajo o la cebolla. Otros efectos de la ingesta de estas toxinas son vómitos, debilidad, dificultad para respirar e incluso convulsiones.

Además, los insecticidas y otros productos químicos domésticos pueden ser tóxicos para su mascota.

El estrés es otra razón muy común de la diarrea del perro. Esto generalmente sucede si el perro ha sido trasladado a una nueva familia o entorno.

Afortunadamente, la mayoría de los casos por esta causa se pueden remediar fácilmente al retirar a la mascota en una situación estresante o se está acostumbrando a los cambios a su alrededor.